¿Quiénes no pagarán ganancias?

¿Quiénes no pagarán ganancias?

¿Estás entre los beneficiado que no pagarán ganancias, o se olvidaron de vos una vez más? Esta medida beneficiaría a más de 1.267.000 personas en todo el país. En la misma sesión se modificó el régimen al monotributo.

El proyecto que exime del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores registrados con salarios de hasta $150.000 brutos finalmente se convirtió en ley ayer por la tarde. La nueva norma, que modifica el artículo 30 de la ley del Impuesto a las Ganancias, también impacta sobre los jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos.

Quiénes no pagarán ganancias

Esta nueva ley trae algunos cambios aparejados. Los trabajadores que perciban entre $150.000 y $173.000 tendrán que pagar el gravamen igualmente. Pero hay una salvedad: la AFIP establecerá las deducciones correspondientes. De este modo, se podría achicar la brecha entre los que deben tributar y los que están exentos. Una brecha que debe poner el Gobierno para poder separar entre quienes injustamente deban pagar ganancias quienes no. Pero recordá que es solo por un año. La inflación acelerará todas las nuevas escalas el año próximo.

El piso para estar exento de pagar dicho impuesto será ajustado por el RIPTE (promedio de variación salarial elaborado por la Secretaría de Igualdad Social). Cabe mencionar que la moción de la oposición para que el Impuesto a las Ganancias varíe de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC), elaborado por el INDEC, fue descartada de plano.

Cambios en la Nueva Ley

Una de los nuevas y sorprendentes modificaciones de último momento fue la obligación de Presidentes y Ex-presidentes de la Nación a pagar el impuesto sobre pensiones vitalicias. Esto podría ser entendido como un gesto hacia el ciudadano de a pie, sobre el que pesa la mayor parte del gasto estatal. De todos modos, es muy temprano para aventurarse a decir que esto se asemeje siquiera a un mínimo de justicia social. Solo el tiempo dirá si esta medida se cumple.

Otras modificaciones de la ley incluyen el derecho de deducción de Ganancias a los concubinos/as, la exención del pago del Impuesto a las Ganancias por ingresos en concepto de provisión de ropa, equipamiento del trabajador para uso exclusivo de sus funciones y otorgamiento de pagos por capacitación.

Asimismo, se duplicará la exención por hijos discapacitados, de $78.833 a $157.666.

Además, el personal de Salud seguirá eximido de pagar el tributo por guardias u horas extra hasta septiembre. Asimismo, los gastos de guardería de niños de hasta tres años no pagarán ganancias hasta un tope anual de 67.000 pesos.

Uno de los cambios más significativos es el que alcanza al aguinaldo o Sueldo Anual Complementario. Con la sanción de esta ley, finalmente quedan exentos de pagar Ganancias los trabajadores que perciban sueldos de hasta $150.000.

Al ser un tributo anual, el Impuesto a las Ganancias será retroactivo al primero de enero. De esta manera, el dinero que se descontó de los sueldos en el primer trimestre será devuelto. Así, el gravamen no alcanzará al aguinaldo de los que sean beneficiados con esta medida.

¿Cómo impacta la nueva Ley en los trabajadores en relación de dependencia?

El siguiente gráfico ejemplifica cada uno de los casos en cuestión:

Suba en el piso de ganancias

A corto plazo esta pueda parecer ser una buena noticia que beneficia principalmente a las personas que actualmente tienen que pagar el impuesto. Sin embargo, a mediano plazo muchos especialistas en Economía coinciden en que el resultado que se evidenció con este mecanismo de ajuste en los dos años que se aplicó, es que aún queda muy por debajo de la inflación.

Con las nuevas deducciones, una vez que se supera el piso, a mayor ingreso la persona cae en distintos tramos de la escala de la alícuota y aumenta el monto que se retiene. Por ejemplo, si el valor declarado supera los $64.535 del MNI (Mínimo No Imponible) hasta $129.071, se pagará un 9% del excedente. Sin embargo, si las ganancias acumuladas superan los $258.142, la alícuota pasa a ser del 19% sobre el capital que excede los $258.142.

En 2020 aproximadamente dos millones de contribuyentes pagaron Ganancias, lo que se tradujo en una recaudación del 4% del PBI si se consideran asalariados, autónomos y jubilados. A los valores de la cuarta categoría del impuesto para el 2021, en el caso de que los beneficiarios declaren cargas de familia, se les sumarán $6.064 por cada hijo menor de 18 años.

Pero, ¿realmente nos beneficiamos?

“El problema que presenta este tipo de sistema en épocas de gran inflación, es que los precios suben por el ascensor, los salarios por la escalera y el mínimo no imponible queda en la planta baja, estancado por un año”, comenta muy atinadamente el tributarista César Litvin. 

“Como el MNI representa el gasto que una persona necesita para subsistir y debido a que los precios cambian todos los meses, el ajuste debería ser según el costo de vida, no por un índice salarial y, como mínimo, debería tener una actualización semestral”.

¿Beneficio o más de lo mismo?

Como no podía ser de otra forma, el trabajador autónomo siempre resulta perjudicado, no importa de cuántas reformas se trate. En este caso en particular, los autónomos están siendo perjudicados si se los compara con los asalariados.

Aunque los autónomos pagan Ganancias una vez al año, si se mensualiza su MNI, desde 2021 será de $41.919 para una persona soltera, $32.891 más bajo que el de un asalariado y, en el caso de declarar tener a cargo un cónyuge y dos hijos, dicho autónomo tendrá un MNI de $68.065, sin una razón clara que justifique esta diferencia.

Quienes a lo largo del año tengan una modificación en sus haberes, ya sea por aumentos, bonificaciones o antigüedad, tendrán cambios en las retenciones en los meses siguientes y podrían tener que abonar el impuesto. 

Por otra parte, en el 2022 se sumará una particularidad. El índice salarial es un promedio de las remuneraciones, que incluye muchos sueldos que en este año de pandemia no tuvieron ajustes. Actualmente el mínimo no imponible de Argentina es uno de los más bajos del mundo debido a que, con aproximadamente 500 dólares de salario ya se paga el impuesto y con 900 dólares se está en la tasa máxima.

Ahora en serio, ¿quién se beneficia realmente?

El principal beneficiado de este mecanismo de actualización que es inferior a la inflación es el fisco porque, al final del día, al tomar índices diferentes con cada modificación con menos cantidad de dinero, más gente paga el impuesto y la franja de quienes ingresan por tener un ajuste salarial acorde hace que se ensanche la base de contribuyentes .

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *