¿Te acordás de tu poder adquisitivo?

¿Te acordás de tu poder adquisitivo?

¿Te acordás de tu poder adquisitivo? En 2017 el salario promedio llegó a ser equivalente a USD 1509, tomando como referencia el contado con liquidación. En marzo de 2021 fue de USD 518,14.

Argentina es un país enamorado de los dólares, sobre todo como instrumento de ahorro. Es así que consumimos en pesos, pero ahorramos en dólares (esto es, para los pocos afortunados que aún cuentan con esa posibilidad debido al estricto cepo).

Los valores de inmuebles, autos y maquinarias siempre se calculan en esta moneda. Por eso, cada vez que el dólar estadounidense sube, se encienden todas las alarmas.

Hace tres años, los argentinos ganaban (en promedio) el equivalente a USD 1.500 al mes. Un tiempo después, el país entró en un ciclo de crisis que dejó como resultado una caída del salario del 60% en dólares.

Las contracciones económicas de los últimos tres años, una inflación promedio del 48% en ese período y paritarias a la baja dieron como resultado una significativa pérdida en el poder de compra. En 2021, la intención oficial era que los salarios le “ganaran algunos puntos a los demás precios”, pero cada mes que pasa ese escenario se hace más lejano.

¿Cuánto cayó el salario? 

En los últimos tres años el salario cayó 20% frente a la inflación. Pero, si se lo contrasta con el dólar, se hundió un 60% y ese es un termómetro que indica nula capacidad de ahorro. El salario real es para el día a día, las comidas, las compras. En cambio, medido en dólares, las frustraciones son otras porque es el futuro, el ahorro. Hoy hay un poder de ahorro un 60% menor. Por eso a los políticos no les gusta que trepe el dólar y salga en la tapa de todos los diarios”, consideró Fernando Marull, economista de la consultora FMyA. 

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) , en los últimos tres años el poder adquisitivo de los trabajadores se redujo en promedio entre 3 y 7 salarios. ¿Te acordás de tu poder adquisitivo?

Gran brecha entre salarios en pesos y en dólares

La semana pasada se publicó la actualización del Salario Promedio de los Trabajadores Registrados (RIPTE), públicos y privados, que arrojó un aumento del 4,9% durante el mes de marzo. La cifra se encontró ligeramente por encima de la inflación de dicho mes, que fue del 4,8%, y empató en 13% si se toma el trimestre.

Sin embargo, al medirlo en dólares, la historia cambia. Teniendo en cuenta la cotización del dólar contado con liquidación (CCL o “Cable”), en marzo un salario RIPTE significó un total de USD 518,14.

La actividad económica inició una caída luego de la crisis financiera y cambiaria de 2018. Esta se profundizó en 2019. Durante el año pasado, la situación no pudo mejorar debido a la pandemia de covid-19 que todavía complica la economía. “Entre 2017 y 2020 la economía terminó cayendo 12,3%”, señaló el IARAF en su último informe.

Fuente: FMyA

¿Te acordás de tu poder adquisitivo?

A todo esto, ¿te acordás de tu poder adquisitivo? La última bonanza fue en 2017. Eran épocas de ingreso de dólares por endeudamiento, fondos del exterior para aprovechar el carry trade y un tipo de cambio que se apreciaba. 

Los salarios en dólares ajustados por CCL iban desde los USD 390 en enero, hasta los USD 1.509 en diciembre de ese mismo año. Sin embargo, en abril de 2018 comenzó la corrida cambiaria que disparó la crisis.

2018: comienzos de la crisis

La crisis del 2018 llevó a una consecuente devaluación cambiaria y la aceleración de la inflación. El salario cayó de los USD 1.128 en agosto hasta los USD 832 al mes siguiente.

En 2017 los salarios le ganaron a la inflación por único año mientras que la inflación duplicó al dólar. La inflación fue del 24,8% y el dólar subió 12%. Con lo cual, los salarios le ganaron por goleada al dólar. Pero, en términos de poder adquisitivo, no mejoró tanto. En 2018 la devaluación fue sorpresiva junto a una aceleración inflacionaria que vinieron después de las paritarias. En ese marco, el problema fue que los salarios no acompañaron a los precios. Ese 2018 el dólar le ganó a los precios, mientras que la inflación le ganó al salario. El sueldo quedó atrás de todo, en el fondo”, recordó Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina.

Fuente: cronista

2019: crisis

Desde aquel entonces, los salarios en dólares comenzaron un recorrido descendente. En enero de 2019 se ubicaron en los USD 929, pero, con crisis cambiaria y elecciones presidenciales en el medio, cerraron el año en los USD 662 (en septiembre de ese año volvió el cepo).

El IARAF, a su vez, explicó que, tomando como referencia los salarios de marzo de 2018, se puede apreciar que tres años después su valor real se redujo un 15,6% para el sector privado registrado, 20,7% para el sector público y 25,9% para el segmento informal. Cabe destacar que la mayor caída real se dio entre el tercer mes de 2018 y en el mismo período de 2019. ¿Todavía te acordás de tu poder adquisitivo?

2020: crisis y pandemia

Finalmente, en 2020 llegó la pandemia. El cierre de comercios, la caída de la actividad económica, la aceleración de la inflación y la expansión de la brecha cambiaria dieron como resultado que los salarios, medidos en dólares CCL, tocaran su piso más bajo en una década. En octubre el salario RIPTE fue equivalente a comprar USD 443. “Hace tres años que venimos en crisis de distinto tipo. Crisis cambiaria, política y de emisión monetaria”, remarcó Marull.

¿Cuántos salarios se perdieron en el camino?

Resulta evidente que un trabajador percibe hoy un salario que ha perdido entre un cuarto y un quinto de su valor real comparado con tres años atrás, destacó el informe. En base al estudio, se obtuvo que el sector más perjudicado, el informal, perdió el equivalente a 6,8 salarios de su poder de compra en los últimos tres años. Esto equivale al 18,9% de su capacidad de consumo.

Este resultado se puede interpretar de la siguiente manera: un trabajador informal que tiene ahora un ingreso mensual de $30.000 debería recibir una compensación por única vez de $204.000 para recuperar el consumo perdido en los últimos tres años.

Le sigue el sector público con una pérdida de 4,7 salarios, lo cual equivale al 13% de su capacidad de consumo durante los tres años. Por último, el sector privado registrado perdió 3,6 salarios. Esta cifra equivale al 10,3% de su capacidad de consumo en los tres años considerados.

El año pasado no hubo muchas negociaciones salariales, sino que se postergaron para más adelante. En ese escenario, un tema relevante era que todas esas negociaciones tenían que recuperarse este año. Pero como la inflación se aceleró, la empataron. La idea del Gobierno era que después de tres años en rojo iban a empezar a recuperar el poder adquisitivo. Pero como los precios se aceleraron, no lo están logrando por ahora”, agregó Rajnerman.

Se acercan las elecciones

En el Presupuesto de 2021 se proyectó una inflación de 29%. Por este motivo, muchas paritarias cerraron en torno a esa cifra. Sin embargo, con el correr de los meses ese escenario quedó obsoleto. En el primer cuatrimestre los precios avanzaron 17,6% y para junio los consultores no bajan sus proyecciones de 3,5%.

Otro punto a destacar es que Argentina tendrá elecciones legislativas, aunque todavía no se sabe cuándo. Al Gobierno también le preocupa que los ingresos lleguen en mejor forma para ese momento. 

Es en este punto que el escenario se tensa. “El salario en dólares suele ser buen predictor del humor económico de la clase media en las elecciones. Este llegaría a los comicios en niveles de USD 500, el menor en 15 años, y no ayudaría a un buen desempeño electoral. Esto surge de que las paritarias cierran en 35% y la brecha cambiaria se mantiene en niveles de 65%. Por este motivo, el Gobierno busca que no se le dispare el dólar financiero antes de las elecciones”, remarcó un informe de FMyA.

Como para tener una dimensión, esta diferencia tan negativa en contra de los salarios solo sería superada por la que se dio en las elecciones generales del 2019. En la derrota del oficialismo de ese entonces, los salarios crecían a un ritmo 9 puntos por debajo de la inflación.

Salarios de la mano del dólar ahorro

El dólar financiero puede utilizarse para ver la evolución de la capacidad de ahorro de una persona. También puede utilizarse la comparación de los salarios frente al dólar oficial. En tal caso, entre 2012 y 2015 los salarios medidos al dólar oficial registraron un gran crecimiento. Pero, en aquellos años, el Gobierno mantenía un rígido cepo que restringía la compra de divisas.

Pero el poder adquisitivo no mejoró, y eso fue muy malo para la competitividad dado que cayeron las exportaciones. Existía una dinámica insostenible: salarios en dólares altos, pero no acompañados por productividad. En 2015 y 2016, ya con un nuevo Gobierno, tanto el CCL como el dólar oficial mostraron un recorrido similar.

¿Qué nos espera para el resto del 2021?

Joaquín Waldman, economista de Ecolatina, señala que los salarios volverán a caer durante 2021, debido “al arrastre negativo que dejó el año pasado. Este año habrá una recuperación en el segundo semestre cuando se activen plenamente las paritarias. Si bien, en el promedio anual, van a caer en 2%, estimó el especialista.

Para Waldman, la pandemia complicó una posible mejora en la actividad. Esto también impactó en las posibilidades de mejorar los ingresos. “El año empezó bien en términos de actividad, pero la segunda ola y las restricciones complicaron el panorama. Una mejora en ese punto y una reducción de la inflación serían claves para conseguir salarios al alza en el mediano plazo”, consideró el economista.

Cepo, Impuesto PAIS y Ganancias

En el caso de los ahorristas, comprar el “dólar solidario” es la manera más sencilla de acceder al mercado cambiario. Sin embargo, el cepo cambiario que estableció el Banco Central en el último tiempo limitó su acceso. Es por eso que la compra máxima de USD 200 mensuales implica una serie de requisitos para su adquisición. A este proceso se le suma el impuesto PAIS y el pago a cuenta de Ganancias sobre la cotización del dólar oficial.

Así, en febrero solo 536.000 individuos compraron dólares oficiales, una caída del 86% con respecto al “pico” cercano a los 4 millones que había alcanzado en julio y agosto de 2020, antes de que se ampliara más el cepo.

En septiembre de 2020 el salario RIPTE se traducía en unos USD 603 dólares (más que con el CCL, que se posicionaba en los USD 473). Pero a mediados de ese mismo mes el BCRA endureció el cepo cambiario, añadiéndole al dólar un recargo del 35% a cuenta del impuesto a las ganancias. Para octubre de 2020, el salario había caído a USD 490.

“La actividad y la inflación son puntos claves para una mejora salarial. Puede ser que antes de las elecciones los sueldos ganen un poco o tengan un poco más de aire, pero en el año caerán cerca de 3 puntos en términos reales”, concluyen los economistas consultados.

Y vos, ¿te acordás de tu poder adquisitivo?

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *