Una cosa es Bitcoin, otra el dólar digital

Una cosa es Bitcoin, otra el dólar digital

Una cosa es Bitcoin, otra el dólar digital. Siempre hace falta marcar la diferencia para entenderla claramente. Ambas opciones están siendo utilizadas por las empresas para lograr financiarse y hacerle frente a la inflación.

Los ahorristas argentinos aprendieron rápidamente cómo las criptomonedas les permiten resguardar el valor de sus ahorros ante la devaluación e inflación constante de las últimas dos décadas.

Según cifras de Chainalysis, el país ocupa la 10º posición en adopción de activos digitales. Las tenencias están valuadas en USD 68.800 millones y operaciones anuales del orden de los USD 3.300 millones.

Pero no solo los consumidores pueden aprovechar las ventajas de la criptoeconomía. El sector corporativo está comenzando a pasar su tesorería a estos instrumentos para mantener el valor de su capital, enviar o recibir pagos al exterior y hasta invertir excedentes. Al instante, con comisiones muy bajas y sin fronteras.

Cripto para pagos al exterior

Una encuesta revela que seis de cada diez compañías multinacionales ya utilizan criptomonedas para enviar pagos al exterior. Entre ellas, Bitcoin es la más utilizada. Pero también aparecen las stablecoins (es decir, monedas estables) que fijan su valor en un dólar.

Un informe elaborado por la firma de recolección de datos de comercio internacional Pymnts y la procesadora de pagos digitales Circle remarca que las divisas virtuales crecen fuertemente para pagos internacionales gracias a que las transacciones se realizan con muy poca fricción. Además, las comisiones son bajas y los tiempos de espera son cortos.

De 250 ejecutivos encuestados, el 55% reconoció que utilizan las criptomonedas para sus actividades. Y ya llegó a la región.

Empresas cripto

Además de los casos de Tesla, Microstrategy y Square, los unicornios locales Mercado Libre y Globant anunciaron este año que convirtieron parte de su tesorería a Bitcoin: USD 8 millones y USD 500.000 respectivamente. No solo eso: sus CEOs (Marcos Galperín y Martín Migoya) invirtieron a título personal en el exchange Ripio, en una ronda Serie B por USD 50 millones liderada por Digital Currency Group.

No se quieren perder la ola de la nueva revolución. Dentro del ecosistema cripto, Bitcoin es la opción más sólida, con mayor capitalización de mercado y una de las que muestra menor volatilidad”, asegura Santiago Di Paolo, de Lemon.

Bitcoin como inversión “conservadora”

Según Di paolo, apostar por la divisa digital líder (Bitcoin) ya no se considera de alto riesgo, sino más bien un desembolso conservador. Las empresas lo saben y por esto está creciendo la adopción”.

En la misma sintonía, Emiliano Limia de BuenBit, remarca que Bitcoin es un activo atractivo para el mundo corporativo y sobran ejemplos de instituciones que han decidido destinar parte de su cartera a esta divisa”.

“Ven que el volumen de operaciones es cada vez mayor. Para tener una idea, este año la red de Bitcoin superó en cantidad de transacciones a la de PayPal, completa.

Por su parte, Alberto Vega, de Bithan, explica que “las empresas ya gestionan monedas tradicionales como pesos, dólares y euros. Bitcoin y las stablecoins les permiten tener una tesorería digital que es más eficiente. Este salto lo empezaron a dar empresas como Tesla, Microstrategy, Globant y Mercado Libre”.

Las empresas, un paso atrás del usuario

A diferencia de lo que pasa con otros instrumentos, como las divisas soberanas (en especial, el dólar), fondos comunes y otras alternativas, las empresas suelen estar un paso detrás de los ahorristas para proteger el valor de sus activos. Pero ya se están poniendo al día.

Según DiPaolo, la ventaja que encontraron tanto compañías como usuarios finales es que se pueden enviar criptomonedas tanto al panadero en CABA como a un proveedor en Japón. Y todo con la misma velocidad y bajo costo, como si fuera enviar un correo electrónico.

Ni un Bitcoin de más

Los gerentes de Finanzas de estas corporaciones ponderan el hard cap de Bitcoin. Es decir, la oferta total de 21 millones de monedas que se generarán hasta 2140, ni una más ni una menos. Por esto, se dice que Bitcoin es finito.

“Esa oferta se conoce desde el día uno y es inalterable. Esto genera un gran atractivo para distintos tipos de inversores. Como no existe posibilidad alguna de que se emitan más Bitcoin, se elimina la consecuente erosión de su valor, como sí ocurre con la mayoría de las monedas fiat”, señala Di Paolo.

Stablecoins que evitan la volatilidad

En este sentido, el directivo remarca que “Bitcoin es muy usado para mantener el valor de los activos de la empresa. En cambio, asegura Di Paolo,para pagos al exterior, se utilizan más las monedas estables que mantienen la paridad con el dólar estadounidense, como DAI o USDT“.

Limia coincide y remarca que “hay muchos usuarios que consideran que Bitcoin es de alto riesgo por la fluctuación de su precio. Por esto, no es la mejor opción para realizar pagos“. 

“Por supuesto que se puede usar para ese fin. De hecho, hoy lo vemos en El Salvador. Pero la mayoría opta por pasar ese dinero a dólar”, señala.

Los expertos también señalan que es creciente el uso de “criptomonedas para abonar en el exterior. Se nota cada vez más el uso de USDC o USDT como alternativa de pago para freelancers de todo el mundo”.

Una cosa es Bitcoin, otra el dólar digital

Entendemos así, que Bitcoin es muy atractiva para pagos cotidianos, así como también gastos de empresas y resguardo de valor. Sobre todo, en un país como Argentina, en el que casi todo está restringido..

Por otra parte, las stablecoins muchas veces generan más confianza por tener paridad con el dólar y carecer de la volatilidad de Bitcoin.

Es importante no confundir los términos. Dentro de las divisas digitales existen diferentes monedas. El usuario decidirá para qué quiere usar cada una, pero, antes, es preciso saber cómo operan.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *